Blogia
El Vigilante

El tal Blázquez

El presidente de la Conferencia Episcopal, un tal Blázquez, tal y como lo llamó el exjesuita Arzalluz ha dicho que la aprobación de la ley de matrimonio gay es inconstitucional y que en la mente de los constituyentes no se encontraba la regulación de este tipo de uniones y ha añadido que "el no de los católicos al aborto es en realidad un sí a la vida en gestación y en camino; el no a la eutanasia es un sí a la vida supremamente debilitada, la vida de una persona; el no a la violencia es un sí a la paz; el no a la ruptura matrimonial es un sí a la fidelidad; y, el no llamar matrimonio a la unión de las personas del mismo sexo es decir sí a la grandeza del matrimonio inscrito en la esencia de la persona".
Ignoro como puede leer el monseñor la mente de los constituyentes pero no me cabe duda que pueda hacerlo, incluso con los que estén muertos. Han sido tantos años de leer las mentes, las intenciones y los deseos de toda su grey, que no cabe otra explicación que la de tener un don divino para esas adivinanzas.
¡Lástima que no pudieran leer las mentes de sus bendecidos, Franco, Hitler y Pinochet por poner unos ejemplos!. Pero en fin, habrá sido un fallo de comunicación con el Espiritu Santo, o una interferencia de los consabidos enemigos de la Iglesia, y no me refiero a la inmensa legión de curas pedófilos protegidos por la jerarquía.
En fin que vaya Blázquez en gracia de Dios, que a mí ni me va ni me viene, salvo cuando estos vividores pretender imponer su criterio y su moral al resto de los mortales o cuando, como en este caso, pretende que esa moral suya es, por definición, superior a la de los demás que no comulgamos (y nunca mejor dicho) con ellos.
Decir que el no de los católicos al aborto es un sí a la vida puede quedar bien como eslogan publicitario para uso de mentes estrechas, pero no soporta un mínimo análisis, pues sigue con la cantinela de siempre al llamar vida a un embrión o un cigoto e incluso todavía recuerdo la campaña antiabortista en la que a esa cosa, le llamaban Juanito.
¡Lástima también que el Vaticano no diera el sí a la vida en el caso de las monjas embarazadas en el Congo a las que sí se les permitió el aborto ni tampoco en el caso de los desaparecidos en Argentina y Uruguay cuando sus obispos aplaudían la "limpieza" que hacían los militares fascistas!.
El no a la violencia que, según Blázquez, significa el sí a la paz, en lo que se refleja es en haber recibido a la plataforma que representa los intereses de los mafiosos etarras cual indefensos corderitos, dándoles la cancha que necesitan, sin que las víctimas del terrorismo puedan tener semejante papel.
¡Gracias Blázquez!.
Y lo mismo cabe decir de los otros noes que da la iglesia ahora, pero no hay que olvidar que, a lo largo del tiempo, además de a eso, la Iglesia dijo no , y muy claramente, al movimiento de la tierra, al sol como centro del sistema solar, a la teoría de la evolución, al pararrayos, al alma de los negros, la anestesia, el parto sin dolor, la abolición de la esclavitud y otros temas menores.
En lo que sí estoy de acuerdo con Blázquez es en que hay un problema cuando un profesor de Religión vaya a explicar lo que es un matrimonio.
Y es un problema serio, así que habrá que atajarlo de la mejor manera posible: suprimiendo la religión de los colegios como corresponde a un país laico.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres