Blogia
El Vigilante

El Vaticano apoya Mar Adentro

<u><center><b>El Vaticano apoya Mar Adentro</b></center></u>
No se me atropellen que me explico enseguida. Obviamente no se trata de que la Iglesia vaya a recomendar la película que narra la vida y muerte de Ramón Sampedro, pues a tenor de lo ocurrido con Galileo, todavía faltan casi 400 años para que Amenábar sea "perdonado". A lo que me refiero es a las declaraciones de Monseñor Antonio Baseotto, Obispo castrense de Argentina, quien ha dicho que el ministro de Salud, Ginés González García, "merecía que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo arrojen al mar", por haber propuesto la despenalización del aborto.
Ya este obispo, en su momento, alegó la inquietud de sus fieles sobre unas eventuales derogaciones de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final afirmando que era necesaria una "pacificación" , lo cual significaría la impunidad para más de mil militares y policías implicados en torturas, asesinatos y desapariciones de más de 30.000 personas.
Nada nuevo por otra parte, teniendo en cuenta los antecedentes de la colaboración eclesiástica con la dictaduras militares en ese propio país y en otros muchos. Como muestra, unos botones: la complacencia y colaboración de los obispos españoles en la guerra civil y en la posguerra, con los fusilamientos masivos, el concordato de Hitler con el Vaticano, las terribles matanzas efectuadas por los ustachis en Croacia con la complicidad del arzobispo Stepinac, hace poco beatificado, las deportaciones de miles de judíos eslovacos hacia los campos de concentración propiciados por el presidente de Eslovaquia, el sacerdote católico Josef Tiso, los campos de concentración dirigidos por franciscanos croatas, y un sinfín de tropelías más.
Por lo tanto tampoco es de extrañar que el Presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz del Vaticano, cardenal Renato Martino, haya enviado una carta de apoyo a Baseotto, expresándole su "comunión eclesial ante sus valientes y contundentes palabras" contra el ministro González.
¿Pudo Monseñor Baseotto elegir otras palabras?. Por supuesto, pero tal vez debido a un acto fallido, le salió del fondo del alma lo de colgar la piedra al cuello y arrojarlo al mar, sin duda recordando esos tiempos no tan lejanos en los que miles de personas eran arrojadas al mar desde aviones bendecidos por la jerarquía católica.
Por eso, la Iglesia es partidaria de Mar Adentro.
Muy adentro. Y hasta el fondo con una piedra al cuello y que no puedan salir.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres